LOS PELIGROS DEL WHATSAPP

 

 

whats

 

 

Buenas noches, aquí os dejo un artículo muy interesante por el uso extendido que tiene esta aplicación y por la cantidad cada vez mayor de litigios ocasionados con objeto del mismo, sobre todo entre menores, espero que os sea de interés y para cualquier consulta no dudéis en contactar con Miñarro Abogados.

Comenzar diciendo que las nuevas tecnologías han revolucionado el día a día de las personas, sobre todo en el modo de comunicarse. Las llamadas de teléfono tradicionales han perdido protagonismo en favor de otras opciones, como la mensajería instantánea que ofrecen aplicaciones como WhatsApp. Sin embargo, esta nueva herramienta también ha traído consigo toda una serie de situaciones problemáticas que, finalmente, llegan a los tribunales, como ya os he dicho. Son ya muchas, y muy variadas, las sentencias dictadas sobre cuestiones que tienen su origen en un mensaje de WhatsApp, en el texto del estado que se introduce en el perfil del usuario o en la elección de la foto con la que una persona se identifica en la plataforma. Nuestro despacho ha llevado ya dos asuntos y son difíciles ya que aquello que escribamos por Whatsapp tiene el mismo valor legal que cartas certificadas.

Un ejemplo: En julio, la Sala Militar del Tribunal Supremo ratificó la sanción disciplinaria impuesta a un brigada de la Guardia Civil por haberse fotografiado de uniforme junto al cadáver de un preso fugado al que habían estado persiguiendo y enviar la instantánea a un grupo de WhatsApp -formado exclusivamente por guardias civiles a su mando- con el texto: “Ahí sta. Fiambre”. La foto se hizo viral e incluso fue recogida por algunos medios de comunicación. El brigada se defendió asegurando que él se la había enviado única y exclusivamente a sus compañeros para informarles de la muerte del preso fugado y tranquilizarles, pero el TS rechazó el argumento y confirmó su responsabilidad “como negligente punto de origen de la gran difusión que en definitiva alcanzó la imagen”.

También llegó al TS el caso de otro guardia civil que fue sancionado con una suspensión de funciones porque su superior, un sargento, entendió que el texto que había puesto en su estado de WhatsApp, en el que se mofaba de una baja nota obtenida en el curso de la Escala de Oficiales de la Guardia Civil, se refería a él, sin mencionarle directamente. El texto decía así: “20 de 100?? 3,5 en psicología? Inútil…”, y lo acompañaba de varios emoticonos sonrientes. El TS anuló la sanción por no haberse acreditado que el guardia civil estuviera hablando del sargento que se dio por aludido.

El estado de WhatsApp también causó problemas a un médico que tuvo que indemnizar con 2.000 euros a un compañero en concepto de daños morales por intromisión en su honor. La sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Moncada, de diciembre de 2015, le condenó por aludir a su colega de profesión con la expresión “No te fíes de F.S.O”. Lo más curioso de este asunto fue que el magistrado, Joaquim Bosch, le obligó además a poner durante un mes como estado en su perfil de WhatsApp la siguiente frase: “Mediante sentencia de fecha 30-12-2015, G. M. P. fue condenado por intromisión ilegítima en el honor de F.S.O.”.

Pero el caso más sorprendente es el de un hombre condenado el 20 de junio por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Granada a cinco días de arresto domiciliario por mandar un mensaje de WhatsApp a su pareja con el texto “vete a la mierda”. Concretamente, se le condenó por un delito leve de injurias o vejaciones del artículo 173.4 del Código Penal.

Respecto a la foto de perfil, también hemos de tener cuidado, como ejemplo tenemos el caso de  la Audiencia Provincial de Burgos cuando se pronunció el pasado 13 de mayo sobre un caso en el que un hombre publicó como foto de perfil una imagen de su expareja sin la parte superior del bañador junto a la expresión “WOW”, enviándosela a otra acusada, que la colocó en su perfil con el siguiente texto: “Quien juega con fuego…arde!!! (y todavía hay 100 más)”. Ambos fueron condenados por un delito de revelación de secretos a una pena de un año de prisión, inhabilitación especial y multa de 12 meses con una cuota diaria de 6 euros, y a indemnizar a la víctima con 3.000 euros por daños morales.

En el ámbito laboral, una sentencia de un Juzgado de Madrid, de 10 de junio de 2015, analizó el caso de una trabajadora que, en un momento de arrebato, dijo a su jefa que se quería marchar y así lo plasmó también en un mensaje de WhatsApp. La empresa aprovechó para interpretarlo como una baja voluntaria y le preparó el finiquito, pese a que la trabajadora alegaba despido improcedente. Finalmente, el tribunal respaldó la postura de la empresa.

Mensajes como prueba en un juicio: ¡ojo! A la hora de acudir con una captura de pantalla como prueba de una conversación, ésta ha de haber sido verificada previamente por un perito ya que es fácil alterarlas (casos se han dado).

Desde nuestro despacho recomendamos su uso de forma prudente, ya que pese a ser una aplicación muy provechosa para buenos fines, también es verdad que puede acarrear muchos problemaS.

Un saludo y espero os haya resultado interesante el artículo y feliz semana.