DENUNCIAS AMERICANAS SORPRENDENTES

 

333239_330512642_cara-sorpresa_H175311_L

 

 

Estados Unidos se ha erigido como el paraíso para los demandantes más atrevidos, hasta el punto de que unos premios reconocen los casos más insólitos.

Son tantas y de carácter tan insólito e inimaginable que requirieron la creación de unos premios al efecto para reconocerlas. Los Stella Awards recogen las denuncias más absurdas y tontas de cuantas se presentan anualmente en Estados Unidos. El nombre de los galardones se toma de Stella Liebeck, una estadounidense que en 1992 derramó una taza de café de McDonald’s sobre su pierna, causándose ella misma quemaduras de tercer grado. La mujer denunció a al gigante de la comida rápida y reclamó 2,9 millones de dólares por daños, que fueron posteriormente reducidos por el juez a 480.000 (parece que de repente le dan a uno ganas de pedirse un café en algún Mcdonald de vuestra ciudad verdad? Pero tranquilos, aquí en España por el tipo de sistema legal implantado sería algo impensable obtener una indemnización así.

Aquí os dejo algunos ejemplos reales:

CASOS CON INDEMNIZACIÓN

1- Un ladrón muy exigente fue Terrence Dickson (Bristol, Pennsylvania). Este norteamericano estaba abandonando una casa justo después de acabar de saquearla y decidió salir por el garaje. No fue capaz de salir por la puerta del garaje porque estaba rota, y al intentar volver a la casa se dio cuenta de que la puerta que conectaba ambas estancias era de un único sentido. Estaba atrapado. Como quiera que la familia se encontraba entonces de vacaciones, Dickson permaneció encerrado en el garaje durante 8 días. Se alimentó a base de Pepsi y un enorme saco de comida para perros que encontró. Cuando terminó su ‘cautiverio’ denunció al dueño de la casa por los daños morales sufridos por aquel incidente. Ahí no quedó la cosa: el jurado fijó una indemnización del propietario al ladrón de medio millón de dólares ¿A quien se le ocurre no proveer su garaje con un buen buffet para ladrones atrapados? Increíble.

2- Kathleen Robertson (Austin, Tejas) fue indemnizada con 780.000 dólares por un jurado. ¿La razón? Romperse un tobillo tras caerse por culpa de un niño que estaba corriendo en una tienda de cocinas. El chico era su propio hijo, lo que causó mayor sorpresa todavía entre los demandados.

3- Kara Walton (Claymont, Delawere) denunció con éxito al propietario de un pub nocturno de la ciudad cuando se cayó desde la ventana del baño al suelo y se rompió los dientes contra el suelo. Hasta aquí nada muy raro, pero la realidad es que la denunciante se fue al suelo cuando quería colarse por la ventana del baño de mujeres para no pagar la cuenta de 3,50 dólares. 12,000 dólares y los gastos dentales fue la sentencia contra el dueño del local.

4- Jerry Williams (Little Rock, Arkansas) obtuvo 14,500 dólares más los gastos médicos después de ser mordido en el culo por el perro de su vecino, que, de forma prudente, estaba encerrado en una jaula dentro del jardín de su propietario. La indemnización pudo haber sido incluso mayor pero el jurado reconoció cierta provocación en el hecho de que el denunciante estuviera disparándole al perro desde la parte superior de la jaula con una pistola de bolas. Personalmente en este caso yo hubiera indemnizado al perro y multado al tal Jerry básicamente por jilipollas (adornado todo con términos jurídicos claro)

5- Un restaurante de Philadelphia tuvo que pagar a Amber Carson (Lancaster, Pennsylvania) 113.500 dólares después de que resbalara con un refresco y se rompiera el coxis. Pero es que la bebida se había derramado porque ella misma se lo había lanzado a su novio a la cara durante una pelea de parejas media hora antes de la caída. así que ya sabéis, si vuestra relación veis que se va a pique, reservad una mesa en Pennsylvania.

6- Merv Grazinski (Oklahoma City) se compró una auto-caravana marca Winnebago, pero luego demostró no tener muchas luces para conducirla. Y es que ya en su primer viaje, en plena autovía seleccionó una velocidad de crucero a 70 millas por hora (unos 120 km/h) y, tan pancho, se fue a la parte de atrás a prepararse un café. Evidentemente, la auto-caravana se salió de la carretera y colisionó. El propietario, indignado, denunció a la marca por no advertirle en el manual de uso de que efectivamente él no podía hacer eso, y esta opción no era similar al piloto automático de los aviones. Obtuvo 1.750.000 dólares además de una caravana nueva. Winnebago se curó de espanto y ahora advierte de tal circunstancia en sus manuales. (sin palabras).

7- El más ridículo todavía: una mujer recibió 50.000 dólares de un centro comercial porque al salir del establecimiento se tropezó con una ardilla y, según el jurado, en ese sitio no existían señalizaciones suficientes en la zona advirtiendo sobre el peligro de esas “alimañas”.

CASOS SIN INDEMNIZACIÓN

1- Allen Ray Heckard, demandó a Michael Jordan por los daños emocionales que, según él, le causaba su parecido físico con el astro del baloncesto, pese al hecho de ser diez años mayor y 20 centímetros más pequeño. Pedía 364 millones de dólares. AhÍ se quedó la cosa.

2- Christopher Roller demandó a los magos David Copperfield y David Blaine, reclamándoles un 10% de sus ingresos. Según el demandante, los trucos de ambos sólo pueden realizarse con poderes divinos, y como él mismo se consideraba Dios en persona y nadie le había pedido permiso para emplear sus poderes, tenía que ser indemnizado.

3- El juez Roy L. Pearson decidió demandar a su tintorería por la pérdida de un par de pantalones. Y se lanzó a la piscina, reclamando nada más y nada menos que 65 millones de dólares en concepto de daños psicológicos.

4-En 2004, Timothy Dumouchel, de Fond du Lac, Wisconsin (Estados Unidos), demandó a una compañía televisiva por haber hecho engordar a su esposa y transformar a sus hijos en “vagos zapperos”.

 

OTRAS DENUNCIAS EN EL RESTO DEL MUNDO

1-  Una mujer brasileña demandó a su compañero sentimental en 2005 porque no conseguía que ella llegara al orgasmo. La mujer, de 31 años, aseguró que su pareja, de 38, terminaba antes de que ella consiguiera satisfacerse.

2- En el mismo año Pavel M., un preso rumano condenado a 20 años por asesinato, demandó a Dios basándose en que, en su bautizo, firmó un contrato en el cual Dios se comprometía a mantenerle alejado de los problemas. La cuestión es ¿Dónde se presentan ese tipo de demandas? aquí en Murcia supongo que en el Registro General.

3- Marina Bai, una astróloga rusa, demandó a la NASA por “interrumpir el equilibro del universo”. Sostuvo que la sonda espacial Deep Impact, que tenía que impactar con un cometa a finales de ese año para recoger el material que resultara de la explosión con fines científicos, era un “acto terrorista”.

4- En 2007, un tribunal de la India tuvo que decidir si un condón vibrador es un anticonceptivo o un juguete sexual. Los condones contenían un dispositivo a pilas. Los denunciantes alegaron que los juguetes sexuales son ilegales en el país. Preservativos con pilas……

En fin, ya termino este artículo esperando al menos que lo hayáis pasado leyéndolo como mínimo la mitad de bien que  yo al redactarlo.

Un saludo!!

MIÑARRO ABOGADOS